Noticias

M de Miscelánea y B de Biblioteca – Mi Biblioteca, Nº 47

Categories: Miscelánea

Mi Biblioteca

 

‘La biblioteca soñada’

Los estándares de bibliotecas han sido indispensables para el crecimiento de las redes de forma equitativa en la mayoría de nuestras autonomías. Parámetros básicos tales como metros cuadrados por número de habitantes, volúmenes en la colección, personal y horarios, entre otros, han facilitado el trabajo en la creación de nuevas bibliotecas y en la adecuación de las ya existentes, desde que en España decidimos adoptar los estándares internacionales que recogen las pautas para bibliotecas públicas de la IFLA/UNESCO.

El crecimiento de los servicios de lectura pública es una realidad y hemos ido viendo configurarse el mosaico del sistema bibliotecario a lo largo de estos últimos años a pesar de la crisis económica que azota España desde el 2008.

Un ejemplo de crecimiento progresivo es el de la Xarxa de Biblioteques Municipals (red de bibliotecas municipales), gestionada por la Gerencia de Bibliotecas de la Diputación de Barcelona que durante esta última década ha intervenido en 105 bibliotecas, sumando 45 nuevos edificios y adecuando otros 60, en los que se han ampliado espacios, dotándolos del personal, colección y equipamiento necesarios, con la finalidad de cumplir los estándares marcados en su plan de actuación.

Pero en la Xarxa sabemos que cumplir los estándares es solo uno de los aspectos para alcanzar la calidad de los servicios. Es un aspecto importante, pero no el único para ofrecer los servicios de información, formación y ocio que necesitan las personas, y por eso se está invirtiendo en el futuro con una reflexión compartida entre bibliotecarios, arquitectos, tecnólogos y otros agentes municipales para la definición de los espacios y servicios de la nueva biblioteca.

Inicialmente, el equipo de reflexión se está centrando en los espacios de acogida comunes a todas las personas: vestíbulo, salón de actos y salas de exposiciones, tratando de imaginarse como ven la biblioteca a 10 años vista.

Aún queda mucho recorrido y distintos aspectos por concretar para visualizar la ‘biblioteca soñada’, ya se apuntan con claridad varias necesidades que habrá que cubrir. Y es que los usuarios hoy en día, están utilizando las bibliotecas en comunidad, en grupo o en familia y cada vez más, dedican su tiempo a realizar actividades conjuntas, a coparticipar en la creación de contenidos o temas artísticos y también en intercambiar opiniones sobre lecturas o para disfrutar de los actos que programa la propia biblioteca u otras entidades de su población.

Queremos bibliotecas que miren hacia afuera, con ventanas acristaladas donde se vean muchas personas haciendo uso de los espacios, las tecnologías de la información y creando conocimiento. Queremos edificios con atractivos escaparates culturales abiertos a todas las personas para que se sientan invitadas a entrar.

Nuestra ‘biblioteca soñada’ ha de estar en evolución continua porque sabemos que la flexibilidad y también el saber dar respuesta a las necesidades de cada momento procuran la permanencia. Para planificar los espacios y los servicios bibliotecarios adecuados hay que saber mirar hacia el futuro, hay que tener una clara visión de hacia dónde se va. Los nuevos usos nos dictan los nuevos espacios y esta es la clave del éxito para repensar la biblioteca.

Artículo publicado en Mi Biblioteca, Nº 47. Otoño, 2016.

Comparte conocimiento:Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario