Noticias

M de Miscelánea y B de Biblioteca – Mi Biblioteca, Nº 44

Categories: Miscelánea

logo-mi-blbioteca-opt

 

“Algunas cosas buenas”

Cuando vamos a la biblioteca y nos sentamos cómodamente en uno de sus sillones a leer un rato, ni nos imaginamos el ingente trabajo que hay detrás de cada uno de los procesos técnicos que se realizan a diario.

Hasta el periódico del día que podemos tener en esos momentos en nuestras manos, está procesado, es decir, sellado, registrado y preparado con anti hurtos en muchas ocasiones. Ni que decir tiene del resto de los materiales que ofrece la biblioteca al que además incorporamos su catalogación y clasificación para ser localizados en el catálogo y luego para redondearlo, está el trabajo físico de forrado y tejuelo de identificación. Ese trabajo imperceptible a los ojos de los lectores usuarios ayuda a que la colección siga su curso y pueda ser localizada, visualizada por los motores de búsqueda y los terminales opac, y por supuesto prestada.

Pues bien, todo ese trabajo del que a veces nos sentimos tan orgullosos o agobiados según se nos dé a los bibliotecarios, no tiene nada que ver con lo que se espera de nosotros como profesionales de la información.

Lo que realmente esperan los usuarios de nosotros son algunas cosas buenas. Me explico, el lector no entiende de procesos técnicos pero sí de atención al usuario, de humanidad y del valor añadido de un servicio público.

Últimamente estamos hablando intensamente sobre la importancia del valor social que aportan las bibliotecas, lo hacemos en las redes, en debates en nuestras asociaciones profesionales invitando a agentes del sector social para que nos ayuden a visualizar las necesidades. Nos sensibilizamos. Y estamos convenciéndonos cada vez más del aporte social urgente y necesario de las bibliotecas públicas, en especial de aquellos servicios que inciden directamente en el desarrollo de los individuos y los colectivos. Estoy pensando en la gente que tengo muy cerca de mí, en mi comunidad y que necesita cada día los servicios de una biblioteca que innova y que se adecua a las expectativas de la ciudadanía, por eso estoy convencida del valor social de toda biblioteca que intuye, visualiza y propone servicios alternativos para paliar las dificultades de muestra sociedad en su estrategia de servicio. Aquella biblioteca que cuenta con la sociedad y trabaja para la sociedad a la que debemos servir con diligencia.

Vamos a dar a nuestros usuarios exactamente lo que necesitan y si no podemos con todo porque a menudo necesitan mucho, al menos vamos a ofrecerles algunas cosas buenas.

Artículo publicado en Mi Biblioteca, Nº 44. Invierno, 2016.

Comparte conocimiento:Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario