Noticias

M de Miscelánea y B de Biblioteca – Mi Biblioteca, Nº 43

Categories: Miscelánea

portadamibiblioteca14

“Alcanzar la alfabetización universal”

Las Naciones Unidas acaban de aprobar en Nueva York la nueva Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. En ella se establecen los objetivos y metas de desarrollo que la comunidad internacional tratará de alcanzar en los próximos quince años. Ambiciosa en su propuesta, persigue importantes objetivos, más allá de intentar paliar los problemas de pobreza extrema, como son el hambre, la salud y la educación en el mundo, otros aspectos relacionados con las desigualdades, la necesidad de sociedades justas y pacíficas, la biodiversidad, el cambio climático, el crecimiento económico, la insostenibilidad de nuestros patrones de producción y de consumo, la gestión sostenible de las ciudades y los mares, el acceso al agua y a la energía y la equidad de género.

La Agenda 2030 es el resultado del consenso universal, confluencia de varios procesos internacionales en los que han intervenido los gobiernos y organizaciones de la sociedad civil, como ha sido el caso de la IFLA, Federación de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas que desde 2012, en su condición de observadora en la ONU en el ECOSOC [Consejo Económico y Social], ha estado representando a las bibliotecas y los usuarios del mundo en las discusiones para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, abogando por la inclusión del acceso a la información, la protección del patrimonio cultural y natural, la alfabetización universal, y el acceso a las TIC – Tecnologías de la Comunicación de la Información -. En 2014 la IFLA lanzó la Declaración de Lyon sobre el acceso a la información y el desarrollo. Hasta el momento más de 585 organizaciones de dentro y fuera del sector de las bibliotecas, incluidas las autoridades locales, agencias de desarrollo, organizaciones de medios de comunicación, de género, de las TIC y activistas de la educación han firmado la Declaración de Lyon. Este documento fue nuestra mejor carta de presentación en un número importante de reuniones a varios niveles con los ministerios y las cancillerías de asuntos exteriores que son las que representan sus gobiernos en la ONU. Yo misma tuve la oportunidad de intervenir en los contactos con el Ministerio de Asuntos Exteriores de España y las Cancillerías de Argentina y de Uruguay. Había que convencerles que nos ayudaran a demostrar que el acceso a la información es la clave para el desarrollo. No estábamos tratando de tener la palabra “biblioteca” incluida en los Objetivos, nuestra defensa se basó en evidenciar como las bibliotecas contribuyen a desarrollar a sus comunidades, a la sociedad en general y como esta propuesta va a mejorar el alcance de los Objetivos.

Además aprovechamos estos encuentros para ofrecernos a colaborar en los planes de desarrollo nacionales siguiendo la Agenda 2030 con el ambicioso propósito de alcanzar en estos próximos quince años la alfabetización universal.

 

Artículo publicado en Mi Biblioteca, Nº 43. Otoño, 2015.

 

Comparte conocimiento:Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario