Noticias

M de Miscelánea y B de Biblioteca – Mi Biblioteca, Nº 40

Categories: Miscelánea

‘El derecho a leer en electrónico’

Durante el 2014 una de las acciones principales que ha llevado a cabo EBLIDA, European Bureau of Libraries, Information and Documentation Associations – la organización que auna la voz de las Bibliotecas y los profesionales de la información en Europa – ha sido su campaña ‘El derecho a leer en electrónico’ consiguiendo que la Comisión y el Parlamento de Europa hayan incluido en su agenda de trabajo 2015 la revisión de la INFOSOC (Copyright/Information Society Directive) la Directiva Europea sobre derechos de autor y sociedad de la Información 2001.

Este punto en la Agenda Europea es una muy buena noticia. Os preguntaréis ¿porqué?. Pues porque la preocupación sobre la indefensión de las bibliotecas ante las decisiones unilaterales del mundo editorial se ve en parte paliada cuando se recibe la respuesta positiva de los poderes que legislan sobre las industrias y los usos de los contenidos. Tranquiliza saber que en Europa se toma cartas en un asunto cuya indefinición actual facilita que el sector editorial pueda negar a las bibliotecas la adquisición de las obras que se ofrecen en el mercado, aspecto que va contra el desarrollo de las colecciones de las bibliotecas; concretamente contra la oferta que éstas mantienen en libros en papel o en el formato electrónico.

Todo empezó en 2012 ante la negativa de las grandes editoriales en vender licencias de libros electrónicos a las bibliotecas para poder realizar el préstamo entre sus usuarios, el comité ejecutivo de EBLIDA se movilizó y emprendió una acción a nivel europeo, en busca de un marco legal adecuado para el nuevo escenario que la lectura en electrónico requiere.

Una acción replica en casi todos los países europeos que se ha centrado en la sensibilización de los gobiernos, bibliotecarios, y público en general sobre la pérdida de derechos que la falta de regulación conlleva y las graves consecuencias que acarrea en el desarrollo y evolución de los servicios de lectura pública.

Se añade a esta reivindicación la petición de que la nueva normativa facilite además que los autores puedan cobrar los derechos sobre sus obras en electrónico. Ya que en EBLIDA supimos que la actual incertidumbre en el sector no facilita que los autores cobren derechos por sus libros electrónicos. Por este motivo, decidimos incluir también esta reivindicación.

En conclusión, los usuarios tienen derecho a llevarse en préstamo las obras de las bibliotecas; estas requieren un nuevo modelo de negocio con las editoriales, un modelo de multi licencias para que puedan realizar el préstamo electrónico y por descontado que los autores perciban los derechos de las obras que se prestan.

Columna publicada en Mi Biblioteca, Nº 40 – Invierno 2015

Mi Biblioteca nº40

Comparte conocimiento:Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario